Banner
Jueves, 17 de Marzo de 2016 06:22 Editor Elsurhoy
Hay una idea que, sin distinciones, une a toda la clase política argentina por el rechazo que le genera: la de bajar el gasto público. El caso irlandés, sin embargo, debería hacerla reflexionar. A menudo me sucede lo siguiente: en cualquier debate o intercambio de ideas respecto de nuestros problemas económicos, si propongo reducir el déficit fiscal por la vía del achicamiento del gasto público recibo como respuesta un encendido enojo y muchas voces de alarma.
 
 
Lo mismo observo en cualquier canal de televisión o medio de comunicación donde se plantea el asunto. Frente a la mínima insinuación de que el problema argentino es un nivel de gasto público impagable, panelistas, funcionarios y opinólogos responden espantados.
  
La adoración del gasto del gobierno no es patrimonio exclusivo del kirchnerismo. La actual administración también se refiere al ajuste del sector público de una  manera despectiva.
 
Al debatir acerca de la necesaria resolución del conflicto con los holdouts, el ministro de hacienda Prat-Gay afirmó que la misma evitará que se realice un “salvaje ajuste del gasto público”. Más recientemente, el mismísimo presidente Macri afirmó que las únicas alternativas restantes si no se habilitaba un nuevo endeudamiento externo eran la hiperinflación o el ajuste, como si ambas cosas estuvieran en el mismo nivel de calamidad económica.
 
Frente a este generalizado consenso a nivel político, cabe preguntarse si realmente sería tan terrible reducir el gasto del estado.
 
Desde una perspectiva keynesiana, la respuesta es afirmativa. La lectura superficial de los modelos inspirados en el oriundo de Inglaterra iguala el gasto público con la “demanda agregada” y a esta última con la prosperidad nacional. Así, más gasto es mayor demanda y mayor demanda es mayor producción, empelo y riqueza. En este contexto, nada peor que la austeridad. Ni siquiera la hiperinflación.
 
La realidad, sin embargo, es muy diferente de lo que estas teorías nos quieren hacer creer. De hecho, es la austeridad estatal la que garantiza el crecimiento.
 
Recientemente se conoció el dato de crecimiento económico de Irlanda, el país europeo de 4,5 millones de habitantes que en 2008-09 atravesó una profunda crisis económica, con caída de la producción y brusco ascenso del nivel de desempleo.
 
La economía irlandesa avanzó nada menos que 7,8% en 2015, convirtiéndose en la de más rápido crecimiento en todo el viejo continente. Entre los factores que contribuyeron a este fuerte crecimiento se encuentra principalmente la inversión, que avanzó 28,2% y las exportaciones, que subieron 13,8%.
 
El caso irlandés es más que interesante. En el año 2010, el país venía de dos años de recesión profunda, el desempleo ascendía al 13,9% y el déficit fiscal se había disparado a la astronómica cifra del 32,3% del PBI, principalmente por el rescate bancario.
 
Al año siguiente cambió el Primer Ministro y asumió el líder del llamado Fine Gael, un partido identificado con la rectitud fiscal, la mínima intervención del estado en la economía y políticas pro-mercado. Inmersos en un programa de rescate con fondos prestados por el FMI y la Unión Europea, el nuevo gobierno puso como objetivo encarrilar las cuentas fiscales.
 
En 2011 el gasto público se redujo nada menos que en 20 puntos del producto, lo que redujo el desequilibrio presupuestario en igual magnitud. A partir de allí, el camino seguido fue siempre el mismo. El gasto volvió a achicarse otros 11,6 puntos entre 2011 y 2015, llegando al 33,9% del PBI en la actualidad, un guarismo muy reducido en comparación con la media europea e incluso inferior al argentino.
 
Además, el año pasado el déficit fiscal cerró en 2,6% del PBI.
 
 
 
En paralelo con esta contundente política de austeridad, la economía no solo no colapsó, sino que se convirtió en una de las más rápidas en recuperarse de toda la eurozona. El desempleo, que bordeó el 15% en 2011 y 2012 se redujo de manera considerable en los años siguientes. De acuerdo con el último dato publicado, la tasa de desocupación es de 8,8%. Por otro lado, el PBI per cápita ya está en niveles superiores al momento previo al estallido de la crisis, superando los 43.000 euros anuales. Por supuesto, la inflación es inexistente.
 
Pese a que estos resultados puedan sorprender a muchos, no hay mucho secreto aquí. La reducción del gasto y el déficit permitió a Irlanda mantener un sistema impositivo atractivo para las empresas y, además, garantizar que así se mantendrá en el futuro. Por otro lado, contribuyó a reducir el nivel de endeudamiento y la incertidumbre de la economía, estimulando la inversión.
 
Volviendo a nuestro país, gobierno y oposición tienen amplias diferencias en muchos aspectos. Sin embargo, coinciden en que reducir el gasto público desataría un vendaval de calamidades económicas y sociales.
 
Así que a ellos los invito humildemente a que se den una vuelta por Irlanda. Y si no es posible, que al menos lean sus datos. Así podrán observar, con sus propios ojos, que el crecimiento económico, la reducción del desempleo y el crecimiento de la riqueza son perfectamente compatibles con el ajuste del gasto público por más “salvaje” que este pueda parecer.
 
Un saludo,
 
Iván.
 Elinversordiario

Escribir un comentario

Si desea opinar sobre el artículo, por favor, hagalo con sabiduría, evitando comentarios groseros y discriminatorios.
También puede compartir este artículo en twitter, Facebook o la red social que utilice.


Código de seguridad
Refescar

Banner

¿Quién está en línea?

Tenemos 5296 invitados conectado
Ud. cree que una rinoscopía ayuda contra la lucha del narcotrafico?



 
 

La repetitiva tarea de los esbirros K…

DE CARLOS PRADES A EDUARDO COSTA. Hay hechos que se empecinan en reiterarse. Acontecimientos que pasan una y otra vez como una película berreta y barata. Una de ellas es la preferida del poder y consiste en atacar “el entorno” de una figura política que consideran de riesgo cuando no encuentran ni manera, ni motivos para lesionarlo directamente.

Injusto e insultante?


La catástrofe económica y social en la que se encuentra Santa Cruz es obra exclusiva y excluyente de quienes nos gobiernan desde hace 32 años. Es por ello que darle la misma entidad política a los candidatos oficialistas que a los de la oposición no solamente es injusto… además es insultante. EL CHAZA

Jesús y los pobres…

EL SERMÓN DEL MONTE. Primera Parte. De las conversaciones con mi amiga, Rosa SAIHUEQUE. Es probable (y así lo asumo) que las permanentes referencias a las Sagradas Escrituras para fundar posiciones políticas pueda molestar a unos cuantos electores, alguno de los cuales me lo han hecho saber (y hubo quién lejos de las formas cristianas, por cierto).

LA ADÚLTERA Y EL ASESINO

Un profesor de filosofía probaba la capacidad intelectual de sus alumnos con un caso policial. Se trataba de un asesino serial cuyas víctimas eran mujeres adúlteras a las que apuñalaba y después les colocaba un cartel que rezaba: Adúltera y hasta incorporaba el nombre de su (o de sus) amantes.
Banner

Historia del petróleo argentino


Historia del petróleo argentino, repasa en 8 capítulos los 100 años de la industria de hidrocarburos en nuestro país. Sobre testimonios especializados y una documentación precisa, conoceremos la trayectoria del General Enrique Mosconi, la fundación de YPF, la primera empresa petrolera estatal del mundo, y todos los hitos del oro negro en la Argentina. 

Desde el 2003 a la fecha

Miembros : 239
Registrados : 7955
Visitas reales a la fecha : 24324442
Banner

Deportes

Argentina ganó y lídera del grupo


La Selección, que ya pasó a octavos de final, se impuso por 3 a 2 ante Nigeria. Dos goles de Messi, uno de tiro libre, y otro de Marcos Rojo le dan el primer puesto en la zona al equipo de Sabella. Musa hizo los tantos de los africanos.

Tecnología

EDUCACION DIGITAL DE LA MANO DE EPSON


EPSON, líder mundial en impresión e imagen digital, fomentando una vez más programas educativos, en alianza con Ogi Technology, llegó a un acuerdo con la “Orden de los Hermanos Franciscanos de Argentina” para equipar aulas de colegios de la congregación a lo largo de todo el país.
Banner
Banner
Banner