Enmudeció el Monumental

Lunes, 07 de Octubre de 2013 04:15 Editor Elsurhoy
Imprimir

El ‘Xeneize’ se impuso en el Superclásico con un golazo, hizo callar a la multitud riverplatense y sigue peleando el campeonato. Apostó a jugar de contra y terminó jugando sin Gago, Riquelme ni el goleador Gigliotti. No fue la tarde del ‘Millonario que lo buscó y hasta reventó dos veces los palos (también una el visitante).
 
Triunfo atroz. Silencio atroz. Un golazo, varios palos y algo más. Boca pegó primero y silenció el Monumental. Cuando no la pasaba bien, cuando River tenía la pelota, cuando lo presionaba, cuando lo preocupaba, llegó el golazo de Gigliotti (gran jugada colectiva) y el mapa del partido fue otro. Recién ahí se acomodó un poco y frenó al archirrival que antes ni después supo embocarla, por falencias propias en la definición y por culpa de los postes. Ni Teo, iluminado por momentos, pudo sobre el final con la testa. Tampoco Mora, que entró y no pudo seguir de racha en los Súper.
 
¿Que Boca jugó a aguantar el gol? ¿Que apostó a la contra? Sí, con el 1-0 de Gigliotti se dedicó a eso, a defenderse en bloque, demasiado cerca de Orion, y a apostar a algún contragolpe en el que pudo convertir (como el palo de Martínez). Con la necesidad de ganar para seguir prendido, se aprovechó de un River sin dinámica, sin sorpresa, sin punch, que tuvo córners y más córners a favor pero nunca encontró ese gol tan buscado.
 
El raid de presión de River duró hasta el 1-0, no más. Después sí tuvo más la pelota, pero Boca armó un bloque defensivo con un león como el Cata Díaz, que mostró los dientes y mostró cómo se juegan los Súper. Y todos metieron, concentrados, metidos en el partido. Y con más axctitud que fútbol fue llevando el partido a su antojo, aunque siempre peligrosamente demasiado cerca de Orion. La gran virtud fue a nivel grupal, bancando la parada sin Riquelme (tuvo un superclásico light), Gigliotti ni Gago. Con un 4-4-2, con pibes como Escalante, Bravo y Riaño en cancha. Sin lucir, haciendo el aguante.
Y así fue domando a un River atorado, perdido, triste. Y así enmudeció al Monumental, y así cantó en la mitad de la cancha, y así sigue peleando el campeonato. Así fue este triunfo atroz.